Esto no tiene sentido

24 diciembre, 2010

Navidad 3

Filed under: imagen,noticias,venganza — Mad @ 12:49

Este año te portaste bien?

http://nbnl.globalwhelming.com/2008/12/26/santa-claus-killed-6-people-during-this-christmas/

Anuncios

5 octubre, 2010

Venganza

Filed under: venganza — Mad @ 13:02
Tags: , ,


El deseo de venganza consiste en forzar a quien haya hecho algo malo en sufrir el mismo dolor que él infligió, o asegurarse de que esta persona o grupo no volverá a cometer dichos daños otra vez. La venganza es un acto que, en la mayoría de los casos, causa placer a quien la efectúa, debido al sentimiento de rencor que ocasiona el antecedente factor.  

La mejor forma de vengarse de una mujer es destruyendo su imagen publica o reputación.

  

   

Algunos sienten que al fin y al cabo, la amenaza de venganza es necesaria para mantener una sociedad justa. En algunas sociedades, se cree que la lesión infligida en una venganza debe ser mayor a la lesión que la originó, como medida de castigo.  

 

 

La mejor forma de vengarse de un hombre es destruyendo sus vienes personales (o económicos)

  

Ley del Talión

El término ley del talión (latín: lex talionis) se refiere a un principio jurídico de justicia retributiva en el que la norma imponía un castigo que se identificaba con el crimen cometido. De esta manera, no sólo se habla de una pena equivalente, sino de una pena idéntica. La expresión más famosa de la ley del talión es “ojo por ojo, diente por diente” aparecida en el Éxodo veterotestamentario.  

Históricamente, constituye el primer intento por establecer una proporcionalidad entre daño recibido en un crimen y daño producido en el castigo, siendo así el primer límite a la venganza.
El código de Hammurabi, en el siglo XVII a.C, regula por primera vez la conocida Ley del Talión, estableciendo el principio de proporcionalidad de la venganza, es decir que a cada agresión, se correspondería un castigo equivalente. Como concepto la ley de Talion suena bien y tiene mucho sentido, pero fue desvirtuado debido a las mierdosas mentes ginefobicas del islam; usaron el concepto solo para liquidar “mujeres adulteras” en lugar de usarlo como método de impartir justicia de en serio. 

 La mejor forma de vengarse de un criminal es destruyendo su integridad fisica

   

Ley del talión: un juez paquistaní lo condenó a ser estrangulado, descuartizado y disuelto en ácido; la sentencia será apelada.

ISLAMABAD.- Un ciudadano paquistaní, autor del asesinato de 100 niños, será estrangulado 100 veces y su cuerpo cortado en otros tantos pedazos y disuelto en ácido, ante la mirada de los padres de las víctimas, en cumplimiento de la ley del talión. […]

 ……………………………………………………………  

   

Sentencias creativas

Enrique Valiente Noailles
Para LA NACION  

La noticia que consigna Sergio Ramírez en su artículo en LA NACION no tiene desperdicio. Se trata de la jueza de un condado de Ohio que condenó al adolescente Andrew Vactor por pasear en su auto con los parlantes a pleno, molestando al vencindario. La pena consistía en 150 dólares, pero podía ser disminuida a 15 si el chico se avenía a escuchar 20 horas de música clásica. Lástima que existan las fianzas para determinados casos. Que Madoff haya podido seguir viviendo en su millonaria mansión, durante los últimos meses, luego de haber estafado a miles de personas por millones de dólares, no debería ser posible. Lo mismo ocurre en este caso. Vactor hizo la cuenta: me ahorro 135 dólares por escuchar 20 horas de música, pero la cosa no prosperó. Así como pagaría 150 dólares para escuchar a sus músicos preferidos, finalmente pagó en este caso los 150 dólares para no escuchar a Beethoven, Bach y demás miembros del repertorio. Los que encuentran incomprensible la elección de Vactor sólo tienen que ponerse en sus zapatos e imaginar sufrir la pena con la música inversa. Aunque algún que otro amante de la música clásica podrían llegar a pagar también por no escuchar a Wagner.  

Sobre gustos no hay nada escrito. Pero sobre penas sí, y hay que destacar el grado de civilización de la sanción imaginada. Si en Buenos Aires se castigaran así los ruidos molestos, la ciudad estaría llena de potenciales melómanos. No es ésta la primera de las sentencias creativas de la jueza Fornof-Lippencott. En un caso de irresponsabilidad financiera, ofreció a los acusados la oportunidad de escapar a una multa importante si veían un documental de televisión que trataba acerca de la prudencia fiscal. Lo interesante del fallo de la jueza es la obligación de pago de la infracción en la misma moneda en que se cometió, con un plus educativo. La ley del Talión, ojo por ojo y diente por diente, es bárbara e incivilizada para los delitos mayores, pero puede ser maravillosa y apropiada para las contravenciones menores. Porque nada como sufrir en carne propia lo que uno le hace al prójimo para despertar una obligada empatía con él.  

En este sentido, imaginemos otras reparaciones sublimes. Como por ejemplo la pena para el político que cree que el cénit de la oratoria radica en vociferar frente a un micrófono. En la fina lógica de la doctora Fornof-Lippencott, durante un mínimo de 20 horas debería ser condenado a soportar sus propias estridencias, o a escuchar sin interrupciones a alguien que, desde un pacífico atril, le hable acerca de la paz social y de la unión entre hermanos, proseguido de otras tantas horas en el que se lo instruyera sobre los beneficios de los yuyitos para la economía de un país. Si se utilizara la cadena nacional para la estridencia, la pena debería ser mayor, acorde con el daño infringido. Para ser justos, por supuesto, también el que corta una ruta debiera ser condenado a escuchar repetidamente la parte de la Constitución Nacional en la que se garantiza la libre circulación, mientras pavimenta un largo camino de tierra. En fin, si la Fiscalía de Investigaciones Administrativas ha quedado diezmada, y si no hay condenas por las cosas grandes, que al menos las haya por las pequeñas.  

evnoailles@yahoo.com.ar

Blog de WordPress.com.